Historias rápidas, fáciles de leer con poco texto y mucha imagen; el contenido periodístico que hoy consumimos cumple éstas y otras características que se alejan de los textos largos en formatos impresos, para privilegiar a los contenidos multimedia de fácil digestión. Pero ¿realmente estos formatos funcionan para informar o son simples datos e imágenes sin contexto?

La preferencia de los lectores se está alejando de los productos periodísticos de grandes extensiones, que son fruto de investigaciones profundas que ocupaban las ocho columnas de los diarios impresos. Hoy preferimos las historias rápidas que nos arrojan las pantallas de nuestros dispositivos, productos que pretenden informarnos en pocos segundos, sin mucho contexto, pero llenas de videos y secuencias fotográficas musicalizadas que desaparecen a las 24 horas.

Un reporte publicado recientemente por por Pew Research Center reveló que las audiencias jóvenes (78 por ciento de las personas entre 18 y 24 años) prefieren contenidos que ofrece la plataforma de Snapchat, seguida del 71 por ciento que muestra preferencia por Instagram.

La veloz pérdida de lectores de los formatos tradicionales ha hecho que los medios aprovechen estos hábitos de consumo de información. La herramienta Instagram Stories no es la excepción y cada vez es más utilizada para generar efímeras historias periodísticas. En México, algunos medios como Reforma y El Universal ya comenzaron a hacerlo.

A finales de 2017, Mark Zuckerberg, dueño de Instagram, anunciaba que las historias de esa red social ya contaban con 300 millones usuarios activos, casi el doble de los usuarios activos en Snapchat. Las marcas y los medios de comunicación se han dado cuenta que sería un error desaprovechar a este sector y ya han tomado cartas en el asunto.

Por esto, nadie niega que en las historias de Instagram se puedan realizar contenidos fabulosos, con efectiva penetración en las generaciones que suelen informarse en las redes sociales, sin embargo, el debate se centra en la efectividad de estos formatos a la hora de informar con eficacia.

Por una parte, algunas características que ofrece la plataforma son propicias para generar historias que servirán para que los usuarios se enteren, de primera mano, de los sucesos de los que el reportero está siendo testigo.

Las transmisiones en vivo ponen los acontecimientos directamente y sin filtro en los ojos del espectador, mientras que la función de encuestas puede funcionar para realizar un rápido tanteo de la opinión pública de los sucesos noticiosos. Todo, no obstante, sin esperar obtener tráfico en los sitios web de cada medio.

Por otro lado, podemos asegurar que el periodismo que se haga mediante las historias de Instagram, nunca alcanzará los niveles de calidad informativa que el periodismo de rigor demanda. Se trata solamente de elementos aislados que, aunque sí acercan al consumidor a las noticias, no proveen de un contexto, no profundizan, no son fruto de un ejercicio de investigación profunda y no tienen la capacidad de formar por sí solas un producto periodístico integral, pues nunca hay que olvidar la máxima en comunicación que dicta que “el medio es el mensaje”.

Información extraída de: https://www.merca20.com/instagram-stories-herramienta-para-el-periodismo-moderno/

Categorías: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

es_ESSpanish
es_ESSpanish
A %d blogueros les gusta esto: